Por: Jorge Álvarez

Quizás el nombre de nuestro vecino Humberto Estrada Olivas, no te sea muy conocido. Sin embargo, te apostamos que alguna vez has cantado una de sus canciones más famosas: “Como quién pierde una estrella”, que interpreta Alejandro Fernández y lo catapultó a la fama.

Al margen del éxito de este tema, Humberto es un gran compositor y cantautor que posee una sensibilidad privilegiada y que ante todo, lleva a México en el corazón.

 

Humberto Estrada, tuvo la fortuna o el privilegio de nacer con un gran talento musical y lo que ha definido su camino, es hacer de este don su modo de vida.

Aunque el compositor nació en Chihuahua, se trasladó a la CDMX para perseguir su sueño y estudiar en la Escuela Superior de Música.

Humberto es el primogénito de una familia de siete hijos y las cosas no siempre fueron fáciles para él. Desde que tenía siete años, descubrió el gusto y la fascinación que tiene por la música. “A los nueve años tomé una guitarra y nunca más la solté. Soy de Gómez Farías, Chihuahua y tuve la oportunidad de viajar a México para estudiar música”. Humberto llegó a la ciudad en condiciones precarias y gracias a su esfuerzo y al apoyo de su tutor, Gil Macías, superó su condición y salió adelante. “Cuando llegué a la ciudad, pasé por las Torres de Satélite y me dije a mi mismo que un día viviría aquí”.

Labrando un camino

Humberto estudió música por cuatro años y no concluyó su carrera, sin embargo, comenzó a destacar en el ambiente artístico, como cantautor en distintos lugares de variedad nocturna y posteriormente como finalista en el Festival Valores Juveniles. Aunque no conocía a nadie, el compositor trabajó muy duro y prácticamente desde abajo, para comenzar a labrarse un camino y un futuro; pero sobre todo, hizo lo imposible por conseguir su sueño y demostrarle al mundo su gran talento musical.

“Primero comencé como intérprete y posteriormente participé en algunos festivales importantes. Ahí me fui forjando hasta que quedé como finalista en el Festival Valores Juveniles. Me di cuenta de que a la gente le gustaban mis canciones; la temática y su desarrollo. En ese momento me interesó mucho ser compositor y cantautor.

 

“…Una estrella que se le va al infinito”

A pesar de los estereotipos que solía haber en la televisión mexicana, Humberto tuvo la fortuna de presentarse en programas como el del conductor Paco Malgesto o en el “Club del Hogar”, con “Madaleno”, entre muchos otros. La exposición en los medios de comunicación y su participación en distintos certámenes, logró que otros cantantes se interesaran en grabar sus temas. En los centros de espectáculos y bares, alternó con artistas como Manolo Muñoz y durante algún tiempo fue guitarrista de la actriz y cantante “Kiki” Herrera Calles. En esa época también conoció a José José, con quién hizo una buena amistad.

“Yo era un trovador que cantaba composiciones, desde las de Álvaro Carrillo, María Grever y Agustín Lara. También me gustaba la música de los grandes intérpretes de la música mexicana, como: Nicolás Urcelay, Mario Alberto Rodríguez y Alfonso Ortiz Tirado.

La primera vez que grabó un disco, fue gracias al apoyo y patrocinio de un buen amigo suyo, Eduardo Aire, quien lo animó a realizar esta grabación, con los arreglos de Pedro Ramírez.

Antes de lograr su primer éxito, Humberto trabajó durante quince años con el material que grabó en aquel disco. El primero se sus más grandes éxitos, fue la canción “Mis manos”, que grabó el reconocido cantante Vicente Fernández.

Gracias a que conoció en una fiesta a Óscar Fernández, sobrino de Vicente, Humberto pudo dar a conocer su canción. Sin embargo, después de que conoció a Óscar, Humberto tuvo que esperar dos años más, hasta que el sobrino del cantante lo volvió a buscar para avisarle que Vicente grabaría su canción.

Pero el éxito definitivo y abrumador lo tuvo con la canción “Como quién pierde una estrella”, tema que le pidió Vicente a Humberto, para que lo grabara su hijo Alejandro… el resto es historia. El tema se ha vuelto un referente de la canción popular mexicano. “Me siento orgulloso, porque la canción ya es parte del acervo musical de este país. Humberto escribió otros temas muy importantes, como “Si he sabido amor”, que hizo Alejandro para la telenovela Infierno en el paraíso”.

Honor a quien honor merece

El tema de “Si he sabido amor”, le dio muchas satisfacciones, porque recibió premios internacionales, como los premios ASCAP Y BMI, en Estados Unidos; además del de Compositor del Año, otorgado por la prensa nacional y múltiples reconocimientos por parte de empresas e instituciones como Televisa y el Instituto Politécnico Nacional, entre muchos otros. En octubre de 2010 recibió la presea Trayectoria 25 años, que otorga la Sociedad de Autores y Compositores de México. Aunque Humberto nos confesó que ha tropezado a lo largo de su camino, “como todos los seres humanos”, siempre ha tenido la fortaleza de volverse a levantar. Algunas de las mejores experiencias que ha experimentado, es estar en un concierto de Alejandro Fernández y ver cómo el público prende sus encendedores o celulares en su canción emblemática, haber sido testigo del dueto que Alejandro hizo con Diego “El Cigala” o el hecho de haber tocado sus canciones en China. Uno de los últimos temas que realizó fue “Raíces”, una canción que habla del orgullo de vivir en el Estado de México y que fue grabada con distintos arreglos y ritmos, incluso ska. “Mi próximo plan es presentarme próximamente en El Lunario, acompañado del gran pianista Marcial Toledo”. Conoce más acerca de este gran artista en Facebook / Humberto Estrada Compositor.