A través de la formación humana y religiosa en nuestros colegios, creamos en los alumnos una noción clara de su identidad como seres humanos y creyentes, pretendemos ser un lugar de amistad, de crecimiento espiritual y de superación personal en el que se ofrecen actividades formativas, recreativas y apostólicas. Entendemos la creencia ideológica de cada persona, por lo que contamos con alumnos con diferentes religiones y culturas con el compromiso del respeto mutuo.