Por: Jorge Álvarez / Gonzalo Ceja es un artista independiente con más de 25 años de carrera; multinstrumentista, trovador, investigador y divulgador de las culturas prehispánicas e indígenas. Su obra se caracteriza por dar vida y sonoridad a instrumentos de origen prehispánico elaborados con madera, concha, barro y hueso. Su música está sustentada en una investigación permanente de las culturas ancestrales de diferentes partes del mundo pero fundamentalmente de México y América Latina. 

La zona de Satélite ha sido fundamental para la creación de la obra artística de Gonzalo y el desarrollo de su carrera. “El Sapo Cancionero era el único foro que teníamos, posteriormente también sería el Parque Naucalli. Por ejemplo, la canción de “El domingo pasado” del disco “Primer Estrella de la Tarde” que realizamos en dueto Fernando Delgadillo y yo, trata de un paseo por Presa Madín. También tengo muchos amigos y la vida ha sido muy generosa, viviendo aquí”.

Herencia ancestral

Desde muy pequeño, a Gonzalo le gustaba la música y el sonido. “Tuve la oportunidad de escuchar a unas personas que hablaban hñähñu, la lengua otomí y le gustó mucho la musicalidad de los idiomas indígenas. Desde chico, siempre me llamó la atención el sonido. Yo tenía siete u ocho años, cuando tuve contacto por primera vez con instrumentos orgánicos, como un silbato de barro.

Con los instrumentos de origen natural, nuestros antepasados crearon su música y yo no podría entender a una civilización o a una sociedad, apartada de su música. Yo quiero reflejar eso en mi música, los sonidos orgánicos hechos con los instrumentos prehispánicos y con los del siglo XX y XXI. No quiero que los instrumentos orgánicos sean piezas de museo; quiero devolverles su importancia y que sean protagonistas. Ponerlos adelante para tener lo mejor de los dos mundos. La palabra náhuatl neltiliztli tiene el mismo significado que la palabra raíz. Así que las cosas que hacían nuestros antepasados prevalecen, están arraigadas como fuertes raíces”.

Desde 1987 tuvo la oportunidad de acercarse a comunidades indígenas de la Sierra de Oaxaca y desde entonces ha mantenido contacto permanente con esta comunidad y otras como los rarámuris (tarahumaras) y wixárikas (huicholes).

“Una parte fundamental de mi trabajo es hacer conciertos didácticos, entonces voy a las escuelas para divulgar estos conocimientos”.

Música para la “Nueva Cultura”

Desde pequeño, a Gonzalo siempre le llamó la atención el sonido y la música, aunque nadie en su casa tocaba algún instrumento o cantaba. “La música me regocija mucho, me da mucha paz y es donde me siento más útil y dónde encuentro mi espacio y ambiente. Los alientos y las percusiones fueron mis primeros instrumentos. Soy autodidacta, pero conforme fui abrazando la música más fuerte, me fui preparando, porque el compromiso es fuerte”.

Gonzalo ha definido el concepto artístico de su obra, como “Música para la Nueva Cultura”. Su trabajo genera ambientes, sensaciones y reflexiones diferentes “que nos llevan irremediablemente a la convicción de que un presente y futuro esperanzador existe sólo si se funda en la conciencia de nuestro pasado y de nuestras raíces más valiosas. Mi obra es integral e integradora. Se puede adaptar a las nuevas plataformas y tecnologías”.

El artista ha combinado distintos géneros musicales, entre los que sobresalen la trova o la canción de autor, ritmos de origen prehispánico, blues, ragtime, jazz, reggae, folk e incluso rock.  publicado alrededor de 10 discos solistas de manera independiente desde 1994 y cuenta con una colección privada de más de 200 instrumentos de sonoridad prehispánica. “Estos instrumentos están agrupados en dos categorías: de aliento y de percusión”.

La obra de Gonzalo ha trascendido las fronteras y se ha incluido en eventos tan importantes como en la creación de la música en la misa de Canonización de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin en el 2002, con S.S. Juan Pablo II, en la Basílica de Guadalupe y en el “Concierto por el fin de los tiempos”, realizado el día 12-12-12 con la participación de la Orquesta Sinfónica de Dresde en Alemania y en México, además de Gonzalo, participaron Sara Curruchich, Horacio Franco, Enrico Chapela y José Areán. Su canción “La Lengua” (Tú hablas náhuatl), utiliza aztequismos, fue incluida en el libro de texto gratuito de Formación Cívica y Ética del sexto grado de Educación Primaria.

“Actualmente estoy por completar dos discos; uno de canciones de trova y otro que se llama “Raíces”, producido por Héctor Page. También toco en un restaurante en Arboledas que se llama “El Rojo Cerezo” y estoy a cargo del elenco, invitando a amigos que tocan jazz, blues y rock”.

Año con año, nuestro entrevistado también realiza un “Concierto-Ofrenda-Ritual”, con motivo de celebrar el Día de Muertos y próximamente te mantendremos informado para vivir esta experiencia multisensorial. Y el 10 de noviembre a las 21:00 horas ofrecerá un concierto en la popular Peña el Sapo Cancionero, en Satélite.

Si quieres saber más acerca de Gonzalo, consulta: Facebook / Gonzalo Ceja Oficial y https://gonzaloceja10.wixsite.com/gonzalocejaoficial