El cáncer de mama no conoce clases y ataca a las mujeres por igual. Actualmente este padecimiento se ha convertido en la primera causa de muerte entre mujeres en México, por lo que cada año fallecen más de 5,000 mujeres (cifras oficiales de la Secretaría de Salud), 43% en edad productiva. La mayoría de las muertes se debe a diagnósticos tardíos, cuando el tumor ya se ha propagado a otros órganos.

Así lo informó la doctora María de Lourdes Martínez, directora general del Hospital de la Mujer, quien señaló que la autoexploración es la principal defensa que tenemos, toda vez que podemos hacerlo en cualquier momento.

El cáncer de mama no sólo afecta a mujeres mayores de 50 años, ya que existe evidencia que un porcentaje importante de casos y mortalidad se registra en la población menor de 40 años.

Los riesgos aumentan cuando hay antecedentes familiares de este tipo de cáncer, la ausencia de embarazos, menstruación temprana y la menopausia tardía, así como el alcoholismo y el tabaquismo.

Por ello, indicó la doctora Martínez, es fundamental la prevención y detección temprana de esta enfermedad, por lo que es importante que las mujeres se realicen una autoexploración mamaria mensual para detectar algún cambio en la forma o textura de las mamas, la aureola y el pezón, como engrosamiento de la piel o masas debajo de ella, hoyos, piel escamosa o hinchada, así como secreciones que podrían ser signo de alerta para ir a consulta con un médico.

Mencionó que es esencial que las mujeres a partir de los 40 años se realicen una mastografía, ya que además de ser útil para el tamizaje, es un examen de diagnóstico que se realiza para evaluar el estado de salud de la mujer cuando existe alguna sospecha o síntomas clínicos de cáncer mamario y poderlo detectar a tiempo.