La exposición permanente a los rayos ocasiona daños a la piel que van desde la aparición de arrugas profundas y manchas, hasta cáncer, este último se ubica entre las 10 neoplasias malignas más frecuentes entre la población mexicana, advirtió la jefa del Servicio de Dermatología del Hospital General de México “Dr. Eduardo Liceaga”, Ivonne Arellano Mendoza.

Informó que en los últimos años, se incrementó de manera importante el cáncer de piel, sobre todo en la población joven, ya que anteriormente esta patología era diagnosticada en mayores de 60 años.

En la actualidad, agregó, debido a la exposición al sol, se registran casos en personas entre 40 y 45 años de edad.

La doctora recomendó el uso de filtro de más de 50 “SPF” (siglas en inglés para el factor de protección solar), el cual se debe aplicar en las áreas del cuerpo expuestas a los rayos solares como cara, brazos, cuello y escote.

El protector, mencionó, se debe aplicar cada cuatro horas, además de adoptar otras medidas como evitar exponerse al sol entre las 11:00 y 16:00 horas, que es cuando los rayos ultravioleta llegan de forma más directa, usar gorra, sombrero o sombrilla, ropa ligera y de colores claros.

Si vamos de vacaciones a una playa, es importante evitar asolearnos demasiado y aplicarnos el bloqueador antes y después de nadar, con el fin de proteger la piel de quemaduras graves.

La especialista exhortó a la población a que en caso de presentar cualquier manifestación cutánea, como manchas rojizas o lunares, de inmediato acuda al dermatólogo para que sea diagnosticado.

Precisó que la zona de mayor riesgo para manifestar cáncer de piel en los hombres es la espalda, por lo que se debe revisar dos veces al mes; mientras que en las mujeres son las piernas.

Cuando existe una exposición prolongada a la radiación UV puede presentarse efectos a la salud sobretodo en la piel (cáncer) y ojos (cataratas).

El índice UV es una medida de la intensidad de la radiación UV solar en la superficie terrestre, se expresa como un valor superior a cero y cuanto más alto sea, mayor es la probabilidad de lesiones cutáneas y oculares. En la figura se muestra el índice UV y el sistema de protección que se debe llevar según sea el caso, es posible observar que a partir del índice UV 3 es necesaria la protección.

 

Por lo anterior es importante tomar medidas básicas de fotoprotección:

  • Disminuir la exposición al sol, sobretodo en las horas de mayor intensidad que son de las 11 a las 16 horas.
  • Buscar la sombra y utilizar prendas de protección.
  • Utilizar sombrero de ala ancha y gafas de sol.
  • Aplicarse crema con protector solar.
  • Evitar las camas solares.

Recuerda que la salud está en tus manos, ¡protégete!