Tag Archive: Alejandra Guzmán

No a la violencia en ZE, jóvenes fuera de control

Leave a Comment

Han pasado cuatro meses, desde que el 20 de octubre del 2017, nuestra vecina y madre de familia, Alejandra Guzmán, sufrió un percance a la salida del “Ride” de Plaza Antigua, al que acudió su hijo y, tras un pleito entre grupos de jóvenes, fue agredida por cinco de ellos. Platicamos con ella para escuchar, de viva voz, el relato de hechos.

HECHOS

  • Qué: Agresión a las afueras de un antro a una vecina de Zona Esmeralda.
  • Cuándo: Entre el 20 y 21 de octubre del 2017.
  • Cómo: Resultado de un pleito entre jóvenes en una fiesta de disfraces.
  • Dónde: En la salida del “Ride” dentro de Plaza Antigua.

¿Qué sucedió?

En conversación con nuestromedio, Alejandra nos indicó que ante todo busca hacer conciencia en la comunidad para evitar que nuestros hijos reaccionen con violencia. “El viernes 20 de octubre, mi hijo fue a un evento de disfraces al interior del Ride. A la 01:30 horas, un amigo de mi hija llamó a la casa por teléfono alertándonos de que a la salida del lugar había un grupo de chavos que amenazaban con golpear a mi hijo por un pleito que acababa de suceder momentos antes en el antro. Ellos estaban enfurecidos  porque la vigilancia del antro los sacó. Mi hijo no traía su celular porque, como todos traían disfraces, dejaron sus celulares en bolsa de una amiga. El amigo de mi hija volvió a llamarla diciéndole ‘oye a tu hermano lo quieren matar, ya vino más gente’, por lo cual nos despertó (ella no salió porque estaba enferma) y mi esposo y yo nos fuimos de inmediato al lugar. Al llegar había muchos chicos alcoholizados. Mi hijo luego nos dijo que él y su grupo se sentían seguros porque vieron que la seguridad del Ride ya había sacado a los que se habían peleado. Mi marido entró por él y yo me quedé afuera, pero cuando salieron le gritaron groserías y amenazas, sobre todo al ver que su papá lo estaba protegiendo. Apresuraron el paso hacia el auto sin notar que yo me quedé atrás en la plaza, a la altura del Murato y el Banorte, en ese momento no había policías.  Entonces, uno de los jóvenes, quien había amenazado a mi hijo, me jaló y me amenazó diciendo que iba a matar a mi hijo y me gritó majaderías; le contesté -‘¡tú quién eres para decirme eso, a mi hijo no le vas a hacer nada!’. Como respuesta, su novia me insultó también, me jaló el cabello y le pedí se calmara pero fue peor porque me dio un golpe en el ojo; luego me rodearon sus amigas y otros más, eran como diez, todos me empujaron, y vi que otro (a quien luego identificamos como Javier B.) tomó vuelo y me pegó con su puño. Me desvanecí y sentí que todos me pateaban. En eso un amigo de mi hija me vio y logró sacarme, a él le debo la vida. Mi marido pensó todo el tiempo que yo iba atrás de él. Salí por la rampa, me subí al coche sin decirles nada porque no imagino lo que habría sucedido. Entonces tomé llaves de todos y les dije lo que me pasó advirtiéndoles que no lo solucionaríamos reaccionando con más violencia. Al día siguiente acudimos al Ministerio Público”.

 

Resultado de la agresión, Alejandra estuvo hospitalizada con:

  • Esguince cervical.
  • Lesión en un ojo con una pequeña rasgadura en retina.
  • Desviación de tabique nasal.
  • Moretones en todo el cuerpo que la inmovilizaron varios días.
  • Golpe en la cabeza.

El MP le indicó que por no llevar signos de sangre no podría procederse contra los presuntos culpables para encarcelarlos, pero la demanda sí procede. Alejandra especificó: “La demanda sí procede, de hecho sigue en pie desde el sábado 21 de octubre del 2017 y han habido dos citatorios a los que no se han presentado”. También indicó que tras el incidente recibió apoyo total de Plaza Antigua para sustentar la demanda pero poco se ha avanzado.

Llamado a la toma de conciencia

La agredida exhorta a la comunidad de Zona Esmeralda  a no ser indiferentes al ser testigos de un acto donde peligre nuestra integridad. Propone:

  • Tomar conciencia de que esto pudo pasarle a cualquier otra mamá y no es aceptable ningún tipo de conducta violenta.
  • Asegurarnos de que nuestros hijos pueden hacerse responsables de sus actos y enseñarles que las cosas pueden arreglarse pacíficamente.
  • Tener en cuenta que si somos testigos de un acto violento en nuestra zona, podemos ayudar pidiendo auxilio a una autoridad para evitar que suceda una tragedia. En la zona marca: 5308-3606 o 5366-7193.
  • Vecino, busquemos hacer comunidad y construyamos redes de soporte para cuidarnos entre todos. Verter críticas destructivas en redes sociales tiene menor validez que ofrecer apoyo a quienes son víctimas de un caso como el expuesto.

Sigue este caso en la edición impresa de Nuestro Medio y las sugerencias de especialistas para evitar que vuelva a suceder. Deja tus comentarios y opina ¿Crees que esto pudo arreglarse pacíficamente? ¿Qué propones para evitar que se actúe con violencia cuando ocurre un problema en nuestra comunidad?